Carta conjunta a la Comisión Europea: Una visión común de la diversidad de las plantas cultivadas

Estimado Vicepresidente Ejecutivo Frans Timmermans, Estimada Comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria Stella Kyriakides, Estimado Comisario de Agricultura Janusz Wojciechowski, Estimado Comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca Virginijus Sinkevičius, En los próximos días la Comisión Europea publicará un estudio sobre las opciones para actualizar la legislación existente sobre la producción y comercialización de material de reproducción vegetal (PRM)1. [...]

Estimado Vicepresidente Ejecutivo Frans Timmermans,
Estimada Comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides,
Estimado Comisario de Agricultura Janusz Wojciechowski,
Estimado Comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca Virginijus Sinkevičius,

En los próximos días, la Comisión Europea publicará un estudio sobre las opciones para actualizar la legislación vigente en materia de producción y comercialización de material de reproducción vegetal (PRM)1. En el contexto de los posibles cambios en la legislación, nosotros, como actores de la diversidad vegetal cultivada:

  • representando a guardianes de las semillas, jardineros, agricultores, criadores, proveedores de semillas, productores de alimentosy
    sociedad civil organizaciones que valoran y trabajan con los diversidad genética de plantas cultivadas;
  • definir la diversidad de las plantas cultivadas como la diversidad de especies, variedades y la diversidad genética
    en ellos, y los conocimientos tradicionales asociados a su cultivo y uso;
  • trabajando a menudo en paralelo como usuarios, desarrolladores y productores de la diversidad vegetal cultivada;

En este sentido, se ha esbozado nuestra visión común de la diversidad de las plantas cultivadas en Europa.

¿Por qué necesitamos un cambio?

Las normas existentes para la producción y comercialización de semillas favorecer la uniformidad y la productividad a corto plazo a expensas de la diversidad de las plantas cultivadas, del medio ambiente y de la diversidad de los actores que desarrollan las semillas y las ponen a disposición. No tienen en cuenta el derecho a las semillas fundamentado en el derecho internacional, en particular la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Campesinos y Otras Personas que Trabajan en las Zonas Rurales (UNDROP) y la Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura (TIRFAA), y dividir a los actores en categorías artificiales de "usuarios" y "productores" de semillas. La conservación, el uso sostenible y la gestión dinámica de la diversidad de plantas cultivadas en
jardines y en los campos pueden ir de la mano.

A la luz de las crisis del clima y la biodiversidad, necesitamos políticas que reconozcan, protejan y apoyen el potencial de la diversidad de las plantas cultivadas para fomentar sistemas alimentarios resistentes y garantizar nuestra futura seguridad alimentaria. La diversidad de plantas cultivadas es la base de los enfoques ecosistémicos necesarios en la producción agrícola para dirigir la transición de los sistemas alimentarios e invertir la pérdida de biodiversidad.

La pandemia de Covid-19 ha reforzado esta necesidad, poner fuera de toda duda que la diversidad es fundamental para la salud de los ecosistemas y de las dietas, y que las cadenas de suministro cortas refuerzan la resistencia de nuestra producción de alimentos frente a las crisis externas. También ha provocado un aumento de la demanda de semillas de polinización abierta adaptadas localmente y el abastecimiento de productos directamente del productor. El cultivo, la producción y la gestión dinámica de las semillas a nivel local, así como la diversidad de la oferta comercial de semillas, ofrecen a los agricultores oportunidades de gran valor para aprovechar esta creciente demanda, por ejemplo, ofreciendo productos ecológicos, variedades tradicionales, especies olvidadas e infrautilizadas, y/o especialidades regionales.

Sin embargo, el actual marco normativo está fallando a los agricultores y ganaderos que operan fuera de la agricultura industrialPor ejemplo, los agricultores que trabajan en condiciones agroecológicas o ecológicas certificadas, los agricultores que quieren trabajar con semillas de polinización abierta, y/o los agricultores que trabajan en pequeñas parcelas con vínculos estrechos con los consumidores finales, ya que simplemente no tienen acceso a suficientes semillas adaptadas a sus necesidades y a los entornos de producción locales. A la luz de los numerosos retos a los que se enfrenta la agricultura, es inaceptable que el marco de comercialización de las semillas discrimine a los agricultores y a los productores que desean seguir alternativas caracterizadas por prácticas respetuosas con el medio ambiente y el clima.

Cualquier reforma de la legislación sobre comercialización de semillas debe avanzar el "Green Deal" europeo, sus estrategias de biodiversidad y "de la granja a la mesa", y los objetivos de la UE en materia de cambio climático, promoviendo los derechos de los agricultores a las semillas, y las semillas que, debido a su diversidad genética, facilitan las prácticas agrícolas de bajos insumos, orgánicas y agroecológicas. Debe respetar y apoyar los estimulantes desarrollos de la nueva Normativa ecológicay también reconocen las considerables y costosas cargas impuestas a la producción y el movimiento de semillas en virtud del nuevo Reglamento fitosanitario, especialmente para los pequeños operadores. Debe ser coherente con los compromisos adquiridos en el marco del TIRFAA y del Convenio sobre la Diversidad Biológica. Por último, pero no por ello menos importante, debe hacer valer el derecho a las semillas y las obligaciones de los Estados de facilitar y respetar este derecho en el marco del UNDROP.

¿Cómo debería ser este cambio?

En la última década se han producido algunas mejoras, sobre todo con las directivas sobre variedades amateur y de conservación, y más recientemente en la nueva Normativa ecológica. Sin embargo, la diversidad sigue limitándose en última instancia a nichos burocráticos, cada uno de los cuales viene acompañado de su propio conjunto de restricciones, y la complejidad del propio marco es prohibitiva para muchos actores más pequeños. Las crisis del clima y de la biodiversidad, así como los cambios sociales, económicos y tecnológicos ocurridos en las décadas transcurridas desde la adopción de las normas en los años 60, exigen un replanteamiento fundamental.

Una legislación reformada sobre la comercialización de semillas debe apoyar, en lugar de discriminar, la diversidad intraespecífica e intravarietal, apoyando así la adaptación al cambio climático, la transición a una agricultura más respetuosa con el clima y el medio ambiente, la producción local de semillas y alimentos, los derechos de los agricultores y las dietas más saludables. También debería reconocer y apoyar realmente la multiplicidad de sistemas de semillas, y ofrecer más opciones a todo el espectro de agricultores y productores.

Para lograr este objetivo, cualquier reforma debe reconocer, proteger y recompensar el papel fundamental que desempeñan los sistemas informales de semillas en la conservación, el uso sostenible y la gestión dinámica de la diversidad en las explotaciones y en los huertos, y en la garantía de la resiliencia de nuestros sistemas alimentarios. Debe garantizar la participación, la colaboración y la representación de todo tipo de agricultores, ganaderos, consumidores y otros agentes de la cadena alimentaria en los proyectos de investigación previos y en todos los niveles de toma de decisiones. Paralelamente a la legislación sobre comercialización de semillas, la concesión de derechos de propiedad intelectual no debe perjudicar el derecho a las semillas. Hay que mejorar todos los marcos jurídicos pertinentes y su aplicación para evitar la
la apropiación indebida de la diversidad, en particular de la diversidad de plantas cultivadas no registradas, incluido el uso de información de secuencias digitales.

Propuestas concretas para una posible reforma de la legislación sobre comercialización de semillas

A la luz del estudio sobre la legislación de comercialización de semillas que fue solicitado por el Consejo de Ministros en noviembre de 2019 y que será publicado por la Comisión Europea en abril de 2021, exponemos los principios generales que deberían encontrar eco en la legislación:

  • El ámbito de aplicación de la legislación sobre la comercialización de semillas debe estar delimitado por una definición estricta de la comercialización de semillas limitada a las actividades comerciales dirigidas a los usuarios profesionales de semillas. La legislación sobre la comercialización de semillas no debe regular en modo alguno la conservación en la explotación y en el jardín, el uso sostenible y la gestión dinámica de la diversidad vegetal cultivada, incluidos los intercambios de semillas entre agricultores y jardineros que son gratuitos o que sólo cobran el reembolso de los gastos. En particular, no debería haber un registro de operadores. Los sistemas de semillas campesinos, tal y como se recoge en el UNDROP, deben quedar fuera del ámbito de aplicación de las normas de comercialización de semillas.
  • La legislación sobre la comercialización de semillas debe ofrecer libertad de elección a los agricultores y cultivadores, tanto en lo que respecta a las semillas (especies, variedades, poblaciones) como a las normas de producción.
  • Debe haber una clara distinción entre los regímenes que conceden derechos de propiedad intelectual sobre las obtenciones vegetales y los que permiten el acceso al mercado. El registro basado en los exámenes DHE y VCU, cuando se elija, debe adaptarse y ser proporcional a las necesidades y realidades de la diversa gama de criadores, desarrolladores y mantenedores, así como de sus clientes.
  • La legislación debe garantizar transparencia sobre los métodos de cultivo y los derechos de propiedad intelectual de todas las semillas comercializadas.
  • Las normas sobre sanidad de las semillas y los mecanismos de control de calidad deben adaptarse a los riesgos sanitarios y a las circunstancias específicas y a la escala de la comercialización de semillasReconociendo las diversas expectativas de los usuarios y clientes de semillas con respecto a los criterios de calidad de las mismas.

Firmantes:


UE / REGIONAL
Federación Biodinámica Demeter Internacional
Coordinación Europea Vía Campesina
Reseau Meuse-Rhin-Moselle

AUSTRIA
Arco de Noé
ÖBV-Vía Campesina Austria

BÉLGICA
Boerenforum
Vitale Rassen

CROACIA
Biovrt-u skladu s prirodom - Biojardín - en armonía con la naturaleza)
Alianza de Asociaciones de Agricultores Ecológicos de Croacia
Život - Asociación de granjas familiares croatas
ZMAG - Banco comunitario de semillas

REPÚBLICA CHECA
Demeter República Checa y Eslovaquia
Permasemnika


CYRPUS
Conservadores de semillas de Chipre

DINAMARCA
Demeterforbundet i Danmark
Frøsamlerne - Conservadores de semillas daneses

ESTONIA
Maadjas - Ahorradores de semillas de Estonia

FRANCIA
Demeter Francia
Movimiento de la Agricultura Biodinámica
La Red de Semillas de la Tierra

ALEMANIA
Dachverband Kulturpflanzen- und Nutztiervielfalt e.V.
Getreidezüchtung Peter Kunz
ProSpecieRara

GRECIA
Aegilops
Peliti

HUNGRÍA
Magház - Casa de Semillas

IRLANDA
Asociación de Conservadores de Semillas de Irlanda

ITALIA
Asociación para la Agricultura Biodinámica en Italia
Demeter Associazione Italia
Rete Semi Rurali

LATIVA
Asociación de Permacultura de Letonia

LUXEMBURGO
SEED Luxemburgo

MALTA
Nadir para la conservación

NORUEGA
Biologisk-dynamisk Forening - Asociación biodinámica de Noruega

POLONIA
Fundación AgriNatura para la Biodiversidad Agrícola

PORTUGAL
GAIA - Grupo de Acción e Intervención Ambiental